Estudio: Desplazamiento de venezolanos superará al registrado en Siria

0

La crisis humanitaria de Venezuela está a punto de superar a la de los refugiados sirios y, en los próximos meses, podría convertirse en la más grande de la historia moderna, afirma un estudio del Instituto Brookings.

El estudio, divulgado el lunes, hace la comparación: 4,6 millones de venezolanos han abandonado su país hasta la fecha, mientras que en Siria la cifra de refugiados en 2015 era de 4,8 millones. Sin embargo, la de Siria ya está contenida y la de Venezuela tiende a incrementarse.

Brookings prevé que 6,5 millones de venezolanos residan en el exterior para 2020, según cifras de la agencia para los refugiados de la ONU, ACNUR, y que, si la crisis humanitaria en Venezuela empeora, llegarán a ocho millones.

Dany Bahar, economista y uno de los dos autores del estudio, explicó a la Voz de América que buscaron hacer una comparación justa con los datos públicos de las organizaciones internacionales, por lo que hicieron la comparación desde el año del inicio de cada conflicto.

“En ese sentido, Venezuela teniendo aproximadamente cuatro años desde que éxodo comenzó, los números, la magnitud de la crisis de refugiados venezolanos es similar de manera impresionante a la magnitud de la crisis siria, cuando la crisis siria tenía cuatro años de haber comenzado”, indica Bahar.

Lo que más destaca el estudio es que la respuesta de la comunidad internacional ha sido pequeña en relación con la magnitud del desplazamiento humano.

“La gran diferencia se ve en términos de financiamiento. La crisis venezolana se caracteriza por tener una cantidad de fondos internacionales muy baja comparada con las otras crisis, no solamente la Siria, si no la de Sudán del Sur”, afirma el economista.

En respuesta a la crisis de Siria, la comunidad internacional movilizó grandes sumas de capital, que alcanzaron la cifra de 7.400 millones de dólares en cuatro años. Para Venezuela, en un período de tiempo similar, apenas se han asignado 580 millones de dólares. Eso representa, según el estudio, un per cápita de 1.500 dólares por cada refugiado sirio y 125 dólares por cada venezolano.