Sanciones a DNP son uno de los mayores golpes a los Ortega Murillo

0

Gustavo José Villanueva Valdez – La sanción a Payo Ortega constituye el mayor golpe al capital de Ortega, pues afecta a las entidades en torno a las cuales han ido organizando el dinero luego las sanciones a Chico López, a la Chayo y a Bancorp.

Los gringos mandan un fuerte mensaje a Ortega diciéndole que están «cerquita de él», que conocen la red de testaferros que utilizan y que le dan seguimiento, o sea, el seguimiento electrónico les permite observar los movimientos de dinero (entradas y salidas). Inversiones Zanzibar es quien aglutina todo lo relacionado a los negocios de Ortega en el tema energía (petróleo y derivados), lo que incluye la práctica quiebra de las generadoras eléctricas, tanto las eólicas, como las plantas Hugo Chavez y Che Guevara.

DNP prácticamente había traspasado a Zanzibar casi todo, y hasta se podría especular que los gringos dejaron que las traspasaran para caerle. La sanción al Goliat, golpea a la empresa que ha sido importadora de armas (pistolas y escopetas) para distribuirlas a los paramilitares y sirve también para prestar su tendido empresarial para mover y canalizar actividades de los grupos de paramilitares (militantes del FSLN, mas reclutas mercenarios).

Otra actividad para lo cual ha sido muy utilizada es para el trasporte de valores, lo cual le crea un serio problema, pues cada movimiento de dinero de sus distintas «caletas» incrementa el riesgo ante posibles robos de ellos mismos. Por otro lado el señalamiento de lavado de dinero es gravísimo, porque payo Ortega se vuelve radioactivo, así que cualquier contacto con él se contagia.

Sin duda este golpe afecta a varios empresarios que han venido trabajando cerquita con Payo, ya sea de manera directa e indirectamente y en algunos casos prestando sus nombres o apellidos para negocios, de tal forma que el mensaje de los gringos es también para los empresarios que han venido presionando fuertemente a lo interno del COSEP a fin de dividir al empresariado, para lograr atraer a un sector que ha venido apostando por un arreglo «a como sea» con Ortega, para lo cual tanto el ministro de hacienda Iván Acosta, como Leonardo Torres (Directivo del BCN) han venido desarrollando un trabajo de ablandamiento «presionando vía DGI, Alcaldía, Mitrad, INSS) junto con empresarios del orteguismo, quienes han venido actuando como mediadores para «arreglos salvadores», de tal manera que este golpe es casi un «quiebre de patas», porque si Ortega no cede el siguiente golpe seguro que será fatal, dado que en la medida que se les reduzca la capacidad operativa financiera la tendencia a perder dinero será mayor, y como es lógico, cuando falta el dinero, disminuye el «cariño», me refiero a ese tipo de cariño que le tiene Edén Pastora a Ortega.