Sistema de transporte alemán está alcanzando su límite

0

Berlín – El metro demasiado lleno para subir, el autobús repleto: el transporte público de las ciudades alemanas está llegando a su plena capacidad, advirtió la Asociación de Compañías Alemanas de Transporte.

En el vigésimo segundo año consecutivo de récord, la cifra de pasajeros en 2019 apenas creció.

Se calcula que en todo el año en Alemania se realizaron unos 10.410 millones de viajes en autobús, metros y tranvías. Eso supone un aumento del 0,3 por ciento en comparación al año anterior.

«Ése es un resultado positivo, aunque con limitaciones», comentó el presidente de la asociación, Ingo Wortmann.

«Debido a las crecientes limitaciones en la capacidad y a amplias obras, justamente en las horas centrales de tráfico en aglomeraciones urbanas y grandes ciudades estamos llegando a los límites. Mucho más no se puede. Los vehículos están repletos», acotó.

Eso perturba sobre todo a los pasajeros que viajan a trabajar, especialmente cuando ven el precio de sus pasajes, que aumentan desde hace años.

Este año el precio del transporte en Alemania aumentó una media del 1,75 por ciento, calculó la asociación. Un boleto urbano simple cuesta, en promedio, 2,70 euros (casi 3 dólares). Además, hay anunciados más aumentos de precios con el cambio de año.

Mientras tanto, los viajes en los trenes de velocidad ICE e Intercity serán un diez por ciento más baratos. Para ello el Bundesrat (la Cámara alta del Parlamento alemán), aprobó el paquete de medidas para proteger el clima, que incluye reducir el impuesto sobre el valor agregado en este caso.

Según el ministro alemán de Transporte, Andreas Scheuer, ahora también debería haber precios más atractivos en el transporte de cercanías. «Estamos en contacto con los estados federados para revisar eso y amortiguarlo», señaló Scheuer.

Lograr que los ciudadanos prefieran viajar en autobús, metro y tranvía en lugar de usar el coche es considerada una manera de luchar contra el cambio climático en Alemania.

Los operadores se habían puesto como meta el año pasado alcanzar un 30 por ciento más de pasajeros en autobuses, metros y tranvías para 2030, pero para eso hace falta más dinero público.

Por lo demás, muchas líneas de metro y de tranvía ya están entradas en años. Antes de ampliar la infraestructura, en muchos tramos hay que arreglar.

«Dependemos obligatoriamente de conseguir ingresos suficientes por la venta de boletos para ampliar los servicios de autobuses y trenes urbanos en el futuro y lograr más pasajeros», recalcó Wortmann, que también es jefe de la compañía de transporte de Múnich.