Gobierno sandinista al fin libera presos políticos: Esta vez sólo suelta a 9

0

Nueve opositores al gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que permanecían detenidos por protestar contra sus políticas, fueron liberados por las autoridades.

Katherin Martínez logró abrazar a su familia ayer jueves luego de pasar más de tres meses retenida en el sistema penitenciario de Nicaragua. La joven de 18 años, fue capturada el 20 de noviembre por participar en la protesta de los estudiantes de la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI).

Martínez, originaria de Managua, fue acusada de tráfico de drogas y crimen organizado. Del grupo era la única considerada presa política, según organismos de derechos humanos.

La joven relató a Voz de América que dentro de la cárcel La Esperanza, tuvo que resistir varios maltratos por parte de agentes y custodios del sistema penitenciario.

“Me cancelaron mis actividades, me cancelaron ir a botar basura, mirar una simple agua, me tenian prácticamente ahogada, solo me dejaban ir al patio a tomar sol con mi uniforme. Prácticamente me tenían ahogada ellos”, manifestó.

La familia de Katherine reconoció que la joven apoyó la protesta de los estudiantes de UPOLI, de acuerdo a ellos, les llevó comida y agua y participaba en las manifestaciones civiles desde abril para exigir la liberación de su esposo Ángel Sequeira Zamora y su primo José Gadiel Sequeira, ambos encarcelados por supuestamente ser opositores al gobierno sandinista.

Declaran inocente al excarcelado político Pedro Gutiérrez. El juez Edgard Altamirano declaró no culpables a Gutiérrez y Walter Juárez por los delitos que le imputaban, informó su abogada Karla Sequeira de CPDH.

La abogada María Oviedo, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), confirmó que entre los liberados está también un adolescente de 17 años, de nombre Lesther Renato Ruiz, quien ya tenía orden de libertad emitida.

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), Vilma Núñez, aplaudió la libertad de los detenidos, cuyo encarcelamiento dijo que solo muestra la intransigencia del gobierno.

“Es prácticamente evidente que el gobierno no tiene presos que han cometido delitos, sino lo que son rehenes que están en las cárceles por capricho de la dictadura”, expresó la defensora a la VOA.

Por su parte, el analista político José Antonio Peraza calificó el proceso de excarcelación como una estrategia gubernamental para evadir las sanciones internacionales y avanzar en las negociaciones de las reformas electorales.

Peraza sostiene que, «lo que pretende es dar una sensación de apertura para crear el ambiente para negociar las reformas electorales, que él pretende hacerlo con la OEA».

La presa política Mayela Cruz ya está en su vivienda y enfrentará el juicio en su contra bajo el régimen de casa por cárcel.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia aseguró que en total fueron 9 las personas liberadas, que se consideran presos políticos, de entre un grupo de mil detenidos.

La ministra de gobernación, Maria Amelia Coronel dijo a medios oficiales que los detenidos fueron beneficiados con el régimen de convivencia familiar, añadió que el gobierno está seguro de que sabrán aprovechar este beneficio y que todos merecen una segunda oportunidad.

De igual manera, la alcaldesa de Managua, Reyna Rueda refirió que el gobierno sandinista tiene una alta sensibilidad, principalmente en temas sociales como este y que la excarcelación de los detenidos se da en vísperas del Día del Amor y la Amistad, para que convivan armoniosamente con sus familias.

La última excarcelación que realizó el gobierno de Daniel Ortega fue el 30 de diciembre de 2019. Ese día liberó a 91 personas consideradas «presos políticos», entre ellos los jóvenes de la autonombrada “Banda de los aguadores”, detenidos por brindar asistencia a madres de presos políticos que mantenían una huelga de hambre en el departamento de Masaya.