Nicaragua paralizada para prevenir el coronavirus a pesar de llamados del gobierno a la normalidad

0

Calles vacías, comercios cerrados a pesar del llamado del régimen del FSLN a la normalidad ante el COVID19

Los habitantes de Nicaragua, a pesar que el gobierno sandinista insiste en que la gente salga a divertirse a las calles y a conglomerarse a como si no existiera una pandemia mortal en las calles este país centroamericano y de las demás naciones del mundo, los civiles han decidido acatar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), como la es de permanecer en los hogares.

La noche del sábado, eran notables que las principales plazas de entretenimiento de la capital como la Plaza Mayor, El Establo, Galerías Santo Domingo, Camino de Oriente, Zona Rosa, entre otras, permanecieron completamente vacías de cara a una contundente demostración de que la ciudadanía toma la decisión de quedarse en sus casas.

El pasado domingo el panorama fue bastante parecido. Estos y otros sitios que son por lo general visitados por parroquianos los fines de semana se miraron completamente vacíos. La misa de la Catedral de Managua prácticamente contó con nula presencia de feligreses.

Fuentes religiosas afirman que el Cardenal José Leopoldo Brenes está completamente aislado, dijo a LA JORNADA una fuente de la Iglesia Católica.

El corresponsal de Trinchera de la Noticia en la ciudad puerto de San Juan del Sur dijo por su parte que el otrora símbolo del turismo nacional se miró completamente vacío. Había más vendedores ambulantes que visitantes, informó el enviado a las playas de San Juan del Sur, agrega el reporte.

Mientras tanto el movimiento vehicular en las carreteras norte, sur y Masaya se notó vacío en horas de la tarde del domingo, el pasado sábado y también el viernes de la semana pasada.

La circulación en las vías de entrada y salida de Managua estaban notablemente desde el pasado viernes, después de oficializarse el segundo caso de Coronavirus en el país.

Los padres decidieron no enviar a sus hijos a los colegios, la asistencia de clientes a los supermercados disminuyó drásticamente en relación al jueves y por la noche grandes áreas de la capital fueron fantasmales.