Varios estudios sugieren que letalidad del coronavirus podría ser mucho menor que la estimada por la OMS

0

Una de las investigaciones recientes calcula que la tasa de mortalidad del covid-19 oscilaría entre un 0,02 % y un 0,4 %, muy por debajo del 3,4 % anunciado por la OMS en marzo

Una de las grandes incógnitas de la pandemia de coronavirus es cuán mortal es la enfermedad. Una serie de investigaciones basadas en estudios de anticuerpos y publicadas a lo largo del último mes apuntan que la tasa de letalidad por covid-19 podría estar muy por debajo del 3,4 % estimado por la OMS en marzo.

Así, una de las investigaciones más recientes es la del profesor John Ioannidis, de la Universidad de Stanford, que al revisar casos globales, calculó la letalidad del virus en 12 lugares diferentes, concluyendo que oscilaría entre un 0,02 % y un 0,4 %. Las estimaciones más bajas provienen de Kobe (Japón) y Oise (Francia), mientras que las más altas corresponden a Ginebra (Suiza), Gangelt (Alemania) y Wuhan (China).

En la misma línea, el pasado 4 de mayo, un grupo de investigadores alemanes publicó un estudio realizado en ese país europeo que estimó una tasa de letalidad por infección (IFR, por sus siglas en inglés) en un 0,36 %.

Una investigación realizada en la provincia iraní de Guilán y publicada el 1 de mayo, sitúa la letalidad por covid-19 en un 0,12%, mientras que otro análisis de la Universidad de Stanford, publicado el 30 de abril y centrado en el condado de Santa Clara (California), ubica este indicador en un 0,17 %.

El pasado 21 de abril, la Universidad del Sur de California publicó un estudio basado en la población del condado de Los Ángeles, que sostiene que la tasa de letalidad del coronavirus sería de un 0,2 %.

Aunque las cifras varían de un lugar para otro, dependiendo de una serie de factores (los cambios demográficos, la atención médica, la metodología, el muestreo, la densidad de población, etc.), ninguno se acerca al 3,4 % calculado por la OMS.

Limitaciones

Por otro lado, el propio Ioannidis reconoce que una limitación importante de su análisis es que los cálculos se basan en gran medida en impresiones que aún no han sido revisadas por pares. Además, algunos críticos de su análisis también cuestionan la selección de las investigaciones en las que se basó, que no incluyen, por ejemplo, el estudio de anticuerpos más grande hasta la fecha, el que involucra una muestra aleatoria de 70.000 residentes españoles.

Esta investigación sugirió que el 5 % de la población española había sido infectada con el virus, lo que ubicaría la IFR entre un 1 % y un 1,3 %, el triple de la estimación más alta en el análisis de Ioannidis.