VIDEO: Un supremacista blanco con esvásticas tatuadas irrumpe en un restaurante y derriba a una empleada

0
El agresor apareció semidesnudo en el local y, sin razón aparente, comenzó a proferir amenazas de índole sexual

Un hombre de 36 años fue arrestado el pasado viernes tras irrumpir semidesnudo en el restaurante Pop’s Sunset Grill en Nokomis (Florida, EE.UU.), proclamar a gritos la superioridad de la raza aria y agredir a una empleada del local, informa Sarasota Herald Tribune.

El sujeto, que fue posteriormente identificado como Nicholas Arnold Schock, lucía esvásticas tatuadas en el cuerpo y aseguró a los presentes que es «un supremacista blanco». Según el personal, el hombre entró en el local con los pantalones cortos desabotonados y, sin razón aparente, comenzó a proferir amenazas de carácter sexual.

«La raza aria gobernará el mundo» y «las personas gente cubierta de tatuajes serán mis parientes más cercanos, se lo juro», gritaba Schock mientras se dirigía hacia las mesas, donde había varios niños presentes.

Cuando una de las empleadas le bloqueó el paso, el hombre le propinó un violento golpe y la arrojó al suelo. Acto seguido, cerca de seis hombres redujeron al agresor, que siguió gritando y forcejeando en el piso

Momentos más tarde, llegó la Policía y, sin lograr calmarlo en ningún momento, lo esposó y lo trasladó por la fuerza hacia el patrullero. Según pudo saber el Sarasota Herald Tribune, el arrestado habría dicho a los agentes que padecía problemas psicológicos.

Historial delictivo

Desde al año 2000, se han abierto 31 causas judiciales contra Schock. En 2005 fue detenido por posesión ilegal de cocaína y alcohol por menores de 21 años, mientras que en 2016 fue condenado a 3 años de cárcel por huir de la Policía, resistirse a un arresto sin violencia y cometer asalto agravado por uso de armas de fuego, saliendo en libertad el pasado 4 de diciembre.

En la actualidad, Schock, que permanece bajo custodia con una fianza de 55.000 dólares, se enfrenta a cargos de agresión y alteración del orden público.

La mujer agredida se encuentra recuperándose en su casa. Los dueños del restaurante lamentaron lo sucedido y aseguraron que jamás había ocurrido este tipo de incidentes en los 20 años que llevan al frente del local.