Policía descarta mano criminal en incendio en Catedral de Managua

1
Organizaciones opositoras piden una investigación independiente sobre el incendio, al que califican de acto terrorista

Tres días después del incendio que dañó gravemente la capilla e imagen de la Sangre de Cristo, en la Catedral de Managua, la Policía Nacional de Nicaragua ha informado el resultado de las investigaciones que realizaron en donde descartan mano criminal y aducen que el siniestro se produjo por “una combinación de elementos físicos y químicos”.

El Comisionado General Jaime Antonio Vanegas explicó en una conferencia de prensa a la que solo tuvieron acceso los medios oficialistas que el incendio en la capilla de la Sangre de Cristo, no fue intencional, sino causado por una veladora, como inicialmente dijo la vicepresidenta Rosario Murillo el día del siniestro.

“Tras diversos peritajes desarrollados por especialistas del laboratorio de criminalística y especialistas de los bomberos, se estableció que su origen se debió a diversos factores físicos y químicos, dada la presencia de vapores de alcohol, que se combinaron con la llama de una veladora que era encendida todos los días a partir de las 7 de la mañana y se apagaba a la una de la tarde”, dijo Vanegas.

La policía afirma que midieron el nivel de la temperatura en la zona norte de la capilla y entre las 10:30 y 11:50 de la mañana dio un máximo de 36.1 °C; esto se sumó a una prueba de alcohol isopropílico con concentración del 96%, altamente inflamable y volátil, contenido en un atomizador y que es utilizado constantemente por decenas de feligreses para la desinfección de manos.

Las autoridades mencionan también como base para descartar que “hubo una explosión” en la iglesia, los relatos de dos testigos entrevistados por la policía, uno de ellos, una mujer que fue sacada por la fuerza el sábado mientras limpiaba la capilla del templo para dar su versión de los hechos.

Sin embargo, Elba Ramírez, una trabajadora de la Catedral de Managua relató a la Voz de América que vio cuando un hombre encapuchado ingresó a la capilla y a los pocos minutos la capilla estaba en llamas.

“El hombre traía algo en las manos. Sacó algo y lo tiró. Luego las personas salieron corriendo. Ese hombre hizo eso y se tiró a los muros después”, dijo la testigo el viernes, cuando se produjo el incendio.

Intelectuales, religiosos y organizaciones de derechos humanos en Nicaragua han puesto en duda los informes de la Policía Nacional -señalada de estar plegada al presidente Daniel Ortega- sobre el origen del incendio del viernes en la Catedral de Managua.

1 COMENTARIO

Comments are closed.