Nueva tesis indica que legalizar el cannabis podría poner fin a la violencia en Nicaragua

0

Desde las semillas de cannabis hasta los cogollos, en Nicaragua es simplemente ilegal todo lo que esté relacionado con esta planta. La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) resalta que esta sustancia es una de las principales causas de la violencia provocada por las bandas de tráfico en el país que lo usan como carril para llegar a México.

Sin embargo, grupos como Estudiantes por una Política de Drogas Sensata defienden que el poder judicial y la policía son demasiado estrictos con las medidas, incluso ignorando algunos aspectos de la ley. Esto sin mencionar que el gobierno está completamente cerrado a los usos medicinales científicamente comprobados que tiene la planta.

Semillas autoflorecientes y otros productos que ya se consiguen en las calles de Nicaragua

Si un cultivador, aficionado o experto, quiere obtener varias cosechas en un año, entonces son semillas autoflorecientes de cannabis el producto ideal para él. Son plantas femeninas que maduran con el tiempo, por lo que la fase de floración está asegurada sin importar el fotoperiodo. Cepas de las más famosas como Girl Scout Cookies y Choco Kush están disponibles en este tipo de semillas.

Cuando se tiene más experiencia de siembra, muy probablemente se prefieren semillas feminizadas. Estas requieren un poco más de cuidado, pero los expertos sugieren que son un producto con una calidad más estable.

En Nicaragua es común conseguir variedades de Índica y Sativa cultivadas en Colombia y otros países de Suramérica.

Aunque se trate de un producto ilegal, es probable que con solo preguntar a un par de personas, cualquiera sepa dónde conseguir esta sustancia. Y eso no es algo necesariamente malo…

El ejemplo de países latinos que se han abierto al debate de la legalización

“Qué es lo peor ¿la droga o el narcotráfico?”, con esa pregunta el expresidente uruguayo José “Pepe” Mujica solía comenzar los debates acerca del cannabis.

Su punto era que el problema no es el consumo medicinal o recreacional de cannabis, sino la violencia que se genera por las guerras de poder entre pandillas que quieren controlar los territorios donde este producto ilegal cotiza a precio altos. Y cotiza a precios tan altos porque es ilegal. Sin embargo, una legalización del cannabis llevaría a disminuir la violencia causada por el narcotráfico, pues el negocio ilícito se acabaría.

Así Uruguay se volvió el primer país del hemisferio en legalizar el cannabis, su éxito llevó a Canadá a unirse al debate. La violencia por parte de bandas disminuyó tras acatarse estas medidas.

1. UU. es un país particular, porque se han aprobado normas pero no a nivel federal, sin embargo se estima que la violencia de pandillas podría disminuir un 20% tras la legalización del cannabis.

Los congresos de varios países de la región están debatiendo sus propios modelos de legalización de cannabis. Se está priorizando el uso medicinal, pues el cannabis ha mostrado ser efectiva para tratar condiciones neurológicas como:

  • Neuralgias
  • Ansiedad
  • Problemas de sueño
  • Episodio convulsivos

Pero Nicaragua sería uno de los países a los que les convendría más mirar hacia la legalización con fines recreativos. Después de todo, se trata del país donde más creció la violencia a nivel mundial; y parte de la misma se debe al narcotráfico.

Elvin Rodríguez Fabilena y Jimmy Chang Antón, licenciados en derecho, han hecho una interesante propuesta de regularización para acabar con la violencia.

La revisión bibliográfica indica que a principios de la década se detuvieron cerca de 12.000 personas por delitos y faltas relacionadas con estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas.

Sin embargo, también sostienen que los cuerpos policiales no ejercen ningún tipo de mediación en actos que son considerados delitos menores, algo que, en teoría, no está apegado a la ley.

En el cannabis parece estar la semilla de una solución para la paz en Nicaragua; dada la baja efectividad de la estrategia denominada “muro de contención” valdría el esfuerzo mirar a otras alternativas.