Nicaragua: pequeños negocios e iglesias colectan ayuda para damnificados de huracanes

0
Los empresarios desean aportar “un pequeño grano de arena” en medio de la crisis humanitaria existente en las áreas azotadas por los huracanes Eta y Iota

En medio de la emergencia sanitaria que vive Nicaragua tras el paso de dos potentes huracanes en la zona sur del Caribe en menos de un mes, que dejaron a miles de familias sin vivienda, la solidaridad ha surgido de forma espontánea en la ciudadanía.

Tal es el caso de Erwin David Costa Zelaya, un pequeño empresario de 36 años, propietario de la pizzería Rock Munchies, ubicada en una zona céntrica de Managua, junto a otros amigos hicieron una convocatoria para que en el negocio se pudieran recolectar algunos enseres y ayudar a los afectados.

“Nosotros, junto a otras empresas, nos unimos para hacer una convocatoria en conjunto para que la ciudadanía donara víveres. Luego la ayuda la canalizamos por medio de la Cruz Roja y otras organizaciones”, dice Zelaya.

Según un reporte preliminar de daños presentado por el gobierno de Nicaragua, los huracanes Eta e Iota dejaron al menos 700 millones de dólares en pérdidas y afectaron al menos a tres millones de personas.

Es por ello que los emprendedores tomaron conciencia para aportar “un pequeño grano de arena” en medio de la crisis humanitaria que hay en el Caribe, una de las zonas más pobres de Nicaragua.

Zelaya señala que la convocatoria ha sido bien recibida por la ciudadanía.

“Se habrán juntado al menos 80 paquetes familiares para cinco días”, indica Zelaya, quien anuncia una tercera colecta, pero esta sería para aportar comida a los animales que también huyeron de la zona devastada por los huracanes.

El empresario afirma que hasta el momento no han tenido problemas con las autoridades, como ha ocurrido con opositores que anunciaron una colecta de ayudas para distribuirlas en las zonas impactadas y que han sido interrumpidas por el asedio policial.

Keyla Hernández, otra ciudadana perteneciente a una iglesia en Managua, también se unió para trabajar en la colecta de enseres que posteriormente fueron entregados a la Cruz Roja.

“Nos hemos reunido y en nuestros servicios en línea y los domingos en los cultos presenciales hemos pedido a toda la iglesia ayuda no solo de ropa, sino de alimentos para quienes han sido afectados por estos huracanes. Hemos pedido la ayuda y la entregamos. Formamos un equipo entre todos”, comenta Hernández.

Ejes fundamentales

El director general de la Cruz Roja Nicaragüense, Anuer García, explicó a la Voz de América que están trabajando bajo tres ejes fundamentales para asistir a los damnificados: la entrega de medios de vida o víveres, el saneamiento del agua y promoción de la higiene, y el apoyo psicosocial dirigido a los pobladores.

García señala que este tipo de fenómenos catastróficos generalmente causan efectos psicosociales que deben ser atendidos.

“Hasta el día de hoy hemos logrado entregar más de 10.000 kits de alimentos, no solo en Costa Caribe, sino en otros municipios del país. Estamos trabajando coordinadamente”, agregó.

Los huracanes Eta e Iota impactaron en noviembre en Nicaragua y dejaron a su paso al menos 21 muertos en el centro y el Caribe del país, según cifras oficiales.